Remedios para curar el herpes genital

Los remedios para curar el herpes genital que te daré en este artículo tienen una particularidad, y es que aplicándote todos consecutivamente, podrás acabar más rápido con el herpes. Te aseguro que no tendrás que esperar por toda una semana.

Remedios para curar el herpes genital

La razón por la que puedes eliminar las ampollas del herpes aplicando estos remedios en el orden que te los doy es porque primero te enfocarás en eliminar el virus, la raíz del problema. Si bien no puedes eliminarlo de tu cuerpo, puedes combatirlo para frenar su actividad.

remedios para curar el herpes genital

Lo anterior es un principio muy importante, ya que si te encargas solo de las ramas (las ampollas), el árbol (el virus) seguirá creciendo (seguirá teniendo actividad). Así que si quieres curar el herpes genital, encárgate primero del virus, y así estarás seguro de que, después de haber eliminado las ampollas, estas no vuelvan a aparecer.

Curar el herpes genital con limón

limón para combatir herpes labialSi hay un remedio que en primera instancia te pueda ayudar, ese es el limón. Es un fruto que se encuentra en casi todos los países del mundo, y se aplica en muchos remedios naturales. Esta vez tú puedes aplicarlo para sanar tu herpes, puesto que es un antiviral muy efectivo y natural. A continuación te diré cómo puedes aplicártelo.

Toma un limón y pártelo por la mitad, luego exprímelo y vierte su jugo en un recipiente pequeño y limpio. Utiliza un pedacito de algodón limpio para empaparlo con el jugo de limón. Después pásatelo por las ampollas del herpes genital con mucho cuidado.

Si te arde, puedes ponerte frente a un ventilador para que el aire permita secar rápidamente el jugo de limón, pero te sugiero que si puedes aguantar lo dejes ahí. Entre más tiempo permanezca el jugo de limón en contacto con las ampollas, y si llega incluso a secarse por sí solo, te dejará mejores resultados.

Cada vez que te hagas una aplicación de este remedio natural contra el  herpes, emplea un pedacito de algodón nuevo y limpio, ya que si sumerges nuevamente el trocito de algodón anterior, probablemente contamines el resto de jugo de limón.

También, siempre recuerda de no aplicar este remedio haciendo mucha presión contra las ampollas. Tan solo deberás untar el jugo de limón o dejarlo caer sobre las ampollas, y si puedes utilizar un gotero que no haga contacto con las estas, será mucho más fácil y seguro.

Té negro para curar el herpes genital

te negro para quitar el herpes labialEste es otro antiviral bastante potente. El té negro no solo se puede tomar para combatir el herpes genital, es un remedio que bien puede tratar este virus aplicándolo de manera externa.

Al igual que con el remedio anterior, utilizarás un pedacito de algodón o un gotero para empapar las ampollas del herpes con la infusión de té negro. La infusión tendrás que prepararla como habitualmente prepararas una infusión que vas a beberte. Solo calienta agua hasta que hierva, luego vierte en ella un sobre de té negro y, entonces, espera a que se enfríe y, por último, aplícate de la manera anteriormente indicada.

Este y el remedio anterior los puedes aplicar tantas veces como creas necesarias. Puedes pasar un día entero aplicándote té negro o limón en las ampollas. Ambos son muy efectivos e incluso puedes alternarlos.

Compresas frías para quitar el dolor del herpes

Para calmar el dolor del herpes puedes utilizar compresas frías. Estas las aplicarás con mucho cuidado en la zona afectada, teniendo en consideración que no debe permanecer por mucho tiempo, porque la piel de área genital es más delicada que otras. Por ello, mantenla entre 10 a 15 minutos. Entonces, retira y siente cómo te relaja el dolor.

En lugar de compresas frías, puedes utilizar también compresas calientes, siempre teniendo cuidado de no exponerte a su aplicación por mucho tiempo. El fin de aplicar cualquiera de estas compresas es que cambies la temperatura del área afectada. Un cambio brusco de temperatura hará que el virus se desacelere en cuanto a su actividad, y lo mismo aplica para las bacterias.

A partir de aquí, con los siguientes remedios empezarás a eliminar las ampollas del herpes.

Sales de Epsom para curar el herpes genital

Toma dos sobres de sales de Epsom y vacíalos en tu bañera con agua tibia. Entonces sumérgete en ella, revolviendo previamente el agua para que las sales se disuelvan. Permanece en el agua por unos 15 minutos. Durante este tiempo, las sales empezarán a secar las ampollas.

Cuando salgas de la bañera, quizás notes más humedad, pero ponte frente a un ventilador o utiliza un secador de cabello con aire frío para secar las ampollas.

Bicarbonato de sodio para el herpes

Este otro remedio tiene la misma finalidad que el anterior: secar las ampollas. La diferencia es que con el bicarbonato de sodio secarás las ampollas de manera más profunda. Pero eso no quiere decir que el remedio anterior no sea efectivo, es todo lo contrario, pues si te aplicas ambos, podrás secar aún más las llagas.

Para aplicarte bicarbonato de sodio sobre las heridas, solo espolvoréalo utilizando las yemas de tus dedos. Deja que caiga el bicarbonato de sodio en las zonas afectadas. Después solo deja que actúe hasta que haya sustraído toda la humedad posible de las ampollas.

Aloe vera para el herpes genital

En la noche, puedes aplicarte un remedio de aloe vera para la piel. El aloe vera te ayudará a eliminar rápidamente las marcas de la cicatrices. Tan solo parte una hoja de sábila para sustraerle el aloe vera fresco, y entonces aplícatelo con cuidado sobre las ampollas.

 

2 comentarios

  1. Ana Castillo

Deja tu opinión